sábado, 21 de noviembre de 2015

Chocolate Crinkles

Hoy tenías ganas de enseñaros una receta de galletas pero algo diferentes.



Probablemente muchos de vosotros no hagáis oído de hablar ni visto los crinkles, ya que por aquí no son comunes.

Son unas galletas que al hornearse se van agrietando y quedan súper bonitas.

Su textura es blandita y con mucho sabor a chocolate :)

¡Recuerda utilizar un chocolate de buena calidad para un mejor resultado!

Esta receta es de un blog que me encanta, Joy Of Baking.




CHOCOLATE CRINKLES:

Ingredientes:
  • 56gr de mantequilla
  • 230gr de chocolate 
  • 2 huevos
  • 100gr azúcar
  • 2tsp de pasta de vainilla
  • 1/4tsp de sal
  • 195gr harina
  • 1/2tsp levadura
  • 100gr azúcar glasé   
Preparación:
  1.  En un cazo al baño maría derretir el chocolate junto con la mantequilla, a fuego lento y removiendo todo el rato. Retirar del fuego y dejar que se temple (temperatura ambiente).
  2. Batir los huevos junto con el azúcar hasta que esté cremoso (unos 4-5 min con la batidora).
  3. Añadir la pasta de vainilla y empezar a batir a velocidad media. Ahora agregar el chocolate en forma de "hilo" y batir hasta que esté todo incorporado.
  4. En otro recipiente, mezclar la harina con la levadura y la sal y agregar a la mezcla anterior. Mezclar hasta que quede todo incorporado.
  5. Cubrir con papel film la masa y a la nevera un par de horas o lo dejamos reposar toda la noche.
  6. Pre calentar el horno a 165ºC.
  7. Haremos bolas de unos 2,5 cm, yo utilizo la cuchara de servir helado para que queden todas de un tamaño parecido (también utilicé la báscula).
  8. Rebozar las bolas en azúcar glasé hasta que no se vea el chocolate (una capa gruesa).
  9. Ponemos en la bandeja del horno papel para hornear y colocamos los Crinckles, dejando una separación de unos 4cm.
  10. Colocamos a media altura en el horno y los horneamos de 8 a 10 minutos.

Nota: El centro ha de quedar blando y los bordes firmes. Si los horneamos más de la cuenta, pueden quedar algo secos.     

    
A mí me encantan cuando están templaditas y se te deshacen en la boca.

¡La pena es que aguantan uno o dos días como mucho, aunque no creo que les deis tiempo!

También podéis hacer más cantidad de masa y guardar para hornearla otro día (unos dos días en la nevera).  

A ver si os animáis y me comentáis que os parecen.

Besazos   

No hay comentarios:

Publicar un comentario